Sin embargo, la infección de determinadas células CD4 latentes no se vería afectada por esta estrategia

Francesc Martínez – 19/06/2012.

El comienzo del tratamiento antirretroviral durante la infección aguda por VIH podría reducir el número de células CD4 latentes infectadas, hecho importante por su función de reservorios del virus, dado que este se integra en el genoma y no se ve afectado por los antirretrovirales, que sólo actúan sobre virus en replicación. Estas son las conclusiones de un estudio publicado en la edición digital de Proceedings of the National Academy of Sciences USA.

Los efectos beneficiosos de empezar la terapia anti-VIH durante la primoinfección ya fueron apreciados en un estudio en el cual se administró un ciclo de un año de tratamiento antirretroviral que se inició durante la infección primaria. Se observó que el comienzo del tratamiento definitivo se retrasó un año y medio respecto a las personas que siguieron el procedimiento habitual (produciendo una ganancia de seis meses sin necesidad de terapia anti-VIH). En otro estudio al respecto, se advirtió una función inmunitaria más conservada en las personas que fueron tratadas durante la infección aguda.

En el presente estudio, un equipo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill investigó los efectos de la primoinfección sobre las células CD4 latentes. Los autores del ensayo establecieron un modelo matemático que predecía la frecuencia inicial de la infección de las células latentes a partir de los recuentos de células CD4 latentes iniciados un año después de la infección, el inicio de la terapia antirretroviral y los cambios de carga viral y niveles de CD4 observados.

El modelo evidenció que, en la mayoría de pacientes que empezaron la terapia antirretroviral durante la infección aguda, el tratamiento redujo la infección de células CD4 latentes.

La tasa de infección de nuevas células CD4 latentes disminuyó a partir del primer año bajo tratamiento anti-VIH, excepto en las personas con bajos recuentos iniciales de CD4 latentes infectados, en las que no se apreció disminución. Los investigadores concluyeron que había dos tipos de células CD4 latentes: unas inestables, cuya infección es controlable por medio de un inicio precoz de la terapia antirretroviral; y otras estables, que se infectan y se mantienen a pesar del tratamiento anti-VIH durante la primoinfección.

Los resultados del presente estudio ponen de manifiesto la necesidad de nuevas estrategias terapéuticas dirigidas a impedir la infección de las células CD4 latentes, especialmente las estables a largo plazo. Dichas estrategias podrían basarse en una potenciación de la respuesta inmunitaria celular, que permitiera la detección de células latentes estables infectadas y su eliminación, hecho que, combinado con una terapia antirretroviral precoz, podría permitir eliminar la infección del organismo.

En la actualidad, se están ensayando nuevas formas de potenciación del sistema inmunitario frente al VIH, ya sea evitando la entrada del virus en los linfocitos o creando linfocitos capaces de detectar células infectadas y eliminarlas. Cabrá esperar que estas técnicas, que, por el momento, son ineficaces, se optimicen durante los próximos años hasta permitir la ansiada curación de la infección por VIH.

Fuente: HIVandHepatitis.
Referencia: Archin NM, Vaidya NK, Kuruc JD, et al. Immediateantiviral therapy appears to restrict resting CD4+ cell HIV-1 infection without accelerating the decay of latent infection. Proceedings of the National Academy of Sciences USA. May 29, 2012 (Epub ahead of print).

“La Noticia del Día” es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH.

Anuncios