Mientras que la prevalencia más elevada de VIH se atribuyó a la transmisión sexual, la mayor presencia de VHC en esa población se debió al hecho de compartir material de inyección

Miguel Vázquez – 08/06/2012

Según un estudio británico publicado en la revista Sexually Transmitted Infections, la prevalencia de VIH es hasta cuatro veces superior entre los hombres gais y bisexuales usuarios de drogas inyectables (UDI) que entre la población de hombres heterosexuales que también consumen drogas inyectables. Dicho estudio, por otra parte, evidenció que la prevalencia de infección por el virus de la hepatitis C (VHC) fue significativamente superior entre los hombres usuarios de drogas inyectables que practican sexo con hombres.

Los autores del ensayo creen que la mayor prevalencia de VIH observada entre el subgrupo de UDI gais y bisexuales fue debida a la transmisión sexual. Sin embargo, la tasa más elevada de infecciones por VHC se atribuye, en gran medida, al hecho de compartir material de inyección. El estudio concluyó que los hombres que practican sexo con hombres (HSH) fueron significativamente más propensos a declarar prácticas de inyección no seguras que los hombres heterosexuales.

Estudios realizados en EE UU y Brasil ya habían reflejado previamente una mayor prevalencia de VIH y hepatitis C en hombres UDI gais y bisexuales, en comparación con los hombres UDI heterosexuales. En consecuencia, un equipo de investigadores decidió comprobar si esto sucedía también en el Reino Unido.

De este modo, se analizaron datos procedentes de sondeos llevados a cabo entre 1998 y 2007 en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. En el análisis se incluyó únicamente personas de entre 15 y 60 años que hubieran practicado sexo y hubieran consumido drogas inyectables en los doce meses previos.  La prevalencia de VIH y VHC entre los participantes se determinó empleando pruebas orales de forma anónima. Asimismo, se les pidió que completaran un breve cuestionario sobre información demográfica y comportamientos de riesgo sexuales y de consumo de drogas.

En total, participaron 8.671 UDI. La prevalencia general de VIH fue del 1%. El 33% de los participantes tenían hepatitis C y algo más de la mitad (53%) declararon haberse sometido alguna vez a una prueba del VIH. Una gran proporción de personas con VIH (39%) ignoraba que tenía esta infección.

La prevalencia de ambas infecciones fue significativamente mayor en Londres en comparación con otras regiones del Reino Unido incluidas en el estudio.

El 4% de los varones afirmaron haber practicado sexo con otros hombres en los doce meses anteriores. Esta proporción no varió a lo largo de los diez años del estudio. La mayor parte de los hombres que declararon practicar sexo con hombres también afirmaron haber mantenido relaciones sexuales con mujeres (79%).

La prevalencia de la infección por VIH fue significativamente superior entre la población de hombres gais y bisexuales que entre heterosexuales (3,2 frente a 0,79%; p <0,001). Los hombres que practicaron sexo con hombres, asimismo, mostraron una mayor prevalencia de infección por VHC (43 frente a 32%; p <0,001). Por último, esta población también tuvo una prevalencia de coinfección ligeramente mayor, pero no de forma significativa (0,63 frente al 0,48%).

Tres cuartas partes de los usuarios de drogas inyectables gais y bisexuales indicaron haber mantenido relaciones sexuales de alto riesgo, frente al 40% de los UDI heterosexuales. El hecho de compartir material de inyección también fue más habitual entre hombres que practican sexo con hombres que entre los heterosexuales (38 frente al 27%; p <0,001).

Tanto los hombres heterosexuales como los HSH tenían una edad similar (en torno a los 29 años) y habían sido usuarios de drogas inyectables durante un período de tiempo parecido (en torno a los siete años).

Las prevalencias de VIH (p= 0,046) y VHC (p <0,001) fueron superiores entre los hombres que declararon inyectarse tanto opiáceos como estimulantes. La prevalencia de las infecciones, además, aumentó con la edad y el número de años de consumo.

El equipo de investigadores determinó que los UDI gais y bisexuales fueron cuatro veces más propensos a tener VIH que los UDI heterosexuales (cociente de probabilidades ajustado [CPA]: 4,08; intervalo de confianza del 95% [IC95%] 1,9 – 8,5).

Los hombres gais y bisexuales usuarios de drogas inyectables fueron aproximadamente un tercio más proclives a tener VHC que sus equivalentes heterosexuales (CPA: 1,34; IC95%: 1,1 – 1,8).

El bajo nivel de coinfección por hepatitis C entre el grupo de UDI que practicaba sexo con hombres constituyó un indicativo de que, en este grupo de personas, el VIH se transmitió principalmente por vía sexual.

En contraste, los autores consideran que la principal vía de transmisión de la hepatitis C entre estos hombres fue el uso de drogas inyectables. Se comprobó que los hombres gais y bisexuales fueron significativamente más propensos a declarar que compartieron material de inyección en las cuatro semanas anteriores que sus iguales heterosexuales (CPA: 1,72; IC95%: 1,3 – 2,2). Sin embargo, no se descarta la posibilidad de que se haya producido la transmisión sexual de este virus.

En las conclusiones del estudio, los investigadores señalan que los usuarios de drogas inyectables que son HSH corren un mayor riesgo que los heterosexuales de portar una infección viral, por lo que consideran que es necesario examinar el impacto que esto supone para la epidemia de VIH en el Reino Unido, y destacan la necesidad de llevar a cabo más investigación en salud pública para determinar las necesidades sanitarias y los comportamientos de riesgo de la mencionada población vulnerable de UDI que practica sexo con hombres.

Fuente: Aidsmap

Referencia: Marongiu A, et al. Male IDUs who have sex with men in England, Wales and Northern Ireland: are they at greater risk of bloodborne virus infection and harm than those who only have sex with women? Sex Transm Infect, doi: 10.1136/sextrans-2011-0504450, 2012.

“La Noticia del Día” es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH.

Anuncios