Millones de personas con gonorrea pueden estar en riesgo de quedarse sin opciones de tratamiento a menos que se tomen medidas urgentes, alertó el pasado miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un comunicado.

6 Junio 2012 | Génova / WHO – OMS

Varios países, incluidos Australia, Francia, Japón, Noruega, Suecia y Reino Unido, están reportando casos de resistencia a antibióticos de cefalosporina, última opción de tratamiento contra la infección de transmisión sexual (ITS): gonorrea.

El organismo estimó que cada año 106 millones de personas adquieren esta ITS.

“La gonorrea se está convirtiendo en un importante problema de salud pública, ante la alta incidencia de infecciones acompañadas por la disminución de las opciones de tratamiento”, dijo el experto del Departamento de Salud Reproductiva e Investigación de la OMS, Manjula Lusti-Narasimhan.

“Los datos disponibles sólo muestran la punta del iceberg. Sin una vigilancia adecuada no vamos a saber el grado de resistencia a la gonorrea, y sin la investigación de nuevos agentes antimicrobianos pronto podría ser un tratamiento ineficaz para los pacientes”, advirtió.

Nueva guía

En una nueva guía publicada ayer, la OMS hace un llamado para ejercer una mayor vigilancia sobre el uso correcto de los antibióticos y más investigación en los regímenes de tratamiento alternativos para las infecciones gonocócicas.

El Plan de Acción Mundial para controlar la propagación y el impacto de la resistencia de la Neisseria gonorrea también exige una mayor supervisión y presentación de informes de cepas resistentes, así como una mejor prevención, diagnóstico y control de infecciones gonocócicas.

En los últimos tiempos la gonorrea ha desarrollado resistencia a muchos de los antibióticos comunes que se utilizan como tratamiento, incluidas penicilina, tetraciclina y quinolonas, subrayó la OMS.

“Estamos muy preocupados por los recientes informes sobre el fracaso del tratamiento a partir de la última opción de tratamiento eficaz —las cefalosporinas—, ya que no hay nuevos fármacos terapéuticos en desarrollo”, alertó Lusti-Narasimhan.

El experto consideró que de seguir propagándose este tipo de infecciones gonocócicas intratables, las implicaciones para la salud serían significativas.

La resistencia antimicrobiana es causada por el acceso sin restricciones a los antimicrobianos, el uso excesivo y la mala calidad de los antibióticos, así como mutaciones genéticas naturales dentro de los organismos patógenos.

Además, las cepas de gonorrea tienden a retener la resistencia genética a los antibióticos anteriores, incluso después de que su uso ha sido descontinuado.

Faltan datos

El alcance de esta resistencia en todo el mundo no se conoce debido a la falta de datos fiables para la gonorrea en muchos países y de investigación insuficiente.

la gonorrea no tratada puede causar problemas de salud en hombres, mujeres y recién nacidos, incluyendo infección de la uretra, cuello del útero y del recto.

Además puede provocar infertilidad en hombres y mujeres, un riesgo significativamente mayor de infección por VIH y su transmisión, embarazo ectópico, aborto espontáneo, partos prematuros y muertes fetales.

También puede causar infecciones graves en los ojos de los bebés nacidos de mujeres con gonorrea no tratada, que puede conducir a la ceguera.

La OMS recordó que la gonorrea puede prevenirse a través de relaciones más seguras con el uso del preservativo. La detección temprana y el tratamiento oportuno, son esenciales para controlar las infecciones de transmisión sexual.

Imagen

 

Anuncios